Familia Vicario

  • Etiquetas

    granja roba
  •  

    Abril 2014
    L M M J V S D
    « Oct    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
24
Oct

Nueva reunión de la familia en Madrid

Este mes de Septiembre de 2009 nos hemos reunido algunos miembros de la Familia Vicario en Majadahonda. Principalmente aquellos que viven en la Comunidad de Madrid.

La mesa estuvo presidida por Jesús Vicario. Hubo barbacoa y sirvió para que la familia conversara y mantuviera sus lazos. En total se juntaron 19 miembros de la familia.

En el apartado de fotos se pueden ver algunas de ellas.

jmgmms

30
May

Cita Familiar

Madrid, 7 de Noviembre de 2007

 

Queridos primos:

 

Ha pasado mucho tiempo desde que celebramos nuestro último III Encuentro (23/09/2000) de la Familia Vicario. La vida, a nuestro pesar, evoluciona mucho y muy deprisa. Y, consecuentemente, nosotros vamos acumulando y “luciendo” los lógicos laureles de esa imparable transformación general, tanto nuestra, como de los nuestros y de nuestro mundo. Pero hay algo que no se permuta ni disminuye sino todo lo contrario, que son nuestros mutuos afectos, que siguen firmes y consolidados, aunque el tiempo tan veloz y cambiante y, con frecuencia las propias distancias, no nos permitan disponer de tantos momentos como quisiéramos para expresarlos personalmente. Pero estamos buscando una buena ocasión, y os la propongo para que intentemos vernos todos juntos.

 

Por lo mismo, he procedido a  hacer unas leves consultas a varios primos y nos ha parecido conveniente haceros esta CITA FAMILIAR, para el día 17 de noviembre de 2007, sábado, a las 14:00 horas, en el Hotel La Galería, situado en la Carretera Quintanadueñas (Junto al Polígono), en el propio Burgos, como sabéis. En él hemos reservado un espacio / comedor con esa misma hora, 14:00 h. Allí podremos compartir, al tiempo que comemos, esas expresiones de mutuo afecto, y el más grato intercambio de nuestros comunes y familiares sentimientos. Os espero.

 

Ya sé que varios de vosotros no estáis en lo mejor de vuestra juventud;  y  que, esta circunstancia es como una razón más que os debe motivar para venir. Espero hagáis ese esfuerzo singular. Así podremos vernos, hablar y abrazarnos. 

 

En esta ocasión sólo he citado, con todo el cariño, a los más mayores, a los primos más significativos de cada una de las 8 ramas. Ya no somos tantos. Y eso mismo debéis tenerlo presente para no faltar. No faltéis.

 

Sobreentendido queda que la cita-invitación es para el matrimonio. Como  debe darse por hecho que la necesidad de acompañamiento conviene se integre en esta misma cita. Y hasta tanto, un abrazo.

 

 

                                                        Fdº.  Jesús Vicario Mediavilla

                                                       

P.D. ROGAMOS CONFIRMACIÓN ASISTENCIA.

27
May

III Encuentro de la Familia Vicario

Tablada de Rudrón, 23/09/00

INTERVENCION EN EL ESPACIO “DE ENCUENTRO A ENCUENTRO”

Buenas tardes: Soy José Luis Vicario Pérez, de la Rama 9, miembro del Comité Organizador de este Tercer Encuentro y de la Comisión Coordinadora de la Organización y Acción Familiar.

Permitidme, antes de entrar en números, haceros patente mi agradecimiento, tanto personal como de la Organización, por vuestra presencia en este acto y recibid un cariñoso y entrañable abrazo, abrazo que deseo hagáis extensivo a todos los miembros de la Familia que, por diversos motivos no han podido asistir pero que, me consta, están presentes en espíritu.

Así mismo, vaya mi saludo cordial para todos aquellos, miembros también de la familia que por primera vez se suman a nuestro Encuentro y con los que nos unen lazos de relación familiar, que en un momento u otro coinciden con nosostros en la misma linea genealógica. Bienvenidos todos a esta gran Familia VICARIO.

Mi intervención, que hemos titulado DE ENCUENTRO A ENCUENTRO, consistirá en poner a vuestra disposición un balance de situación de datos y cifras que obran en nuestro archivo, actualizando los cuadros de datos que presentamos en el IIº ENCUENTRO hasta el día de hoy.

En este sentido, os presento los movimientos habidos desde el año 19995 a través de tres cuadros de recogida de datos:

 

TABLA DE DISTRIBUCION DEL CENSO GENERACIONAL AL 5/09/00

 

<!–[if !supportMisalignedColumns]–> 

<!–[endif]–> 

 

1ª Generación

2ª Generación

3ª Generación

4ª Generación

5ª Generación

 

 

 

 

 

Cons.

Afin.

Cons.

Afin.

Cons.

Afin.

Cons.

Afin.

Cons.

Afin.

Total

 

Rama 1

1

1

8

9

34

24

64

37

53

2

233

 

Rama 2

1

1

7

6

33

21

59

23

39

0

190

 

Rama 3

1

1

3

3

18

9

22

11

14

0

82

 

Rama 6

1

1

5

4

16

12

29

12

13

0

93

 

Rama 7

1

1

7

4

25

13

28

6

8

0

93

 

Rama 9

1

2

10

5

15

10

25

8

5

0

81

 

Rama 12

1

1

5

4

16

11

20

1

0

0

59

 

Rama 13

1

1

12

11

43

20

37

0

0

0

125

 

Total 1

8

9

57

46

200

120

284

98

132

2

956

 

Total 2

17

103

320

382

134

956

 

 

                                     


TABLA DE CONTROL GENERACIONAL E ÍNDICE DE MORTALIDAD

 

 

Generac.

Generac.

Generac.

Generac.

Generac.

 

 

 

 

 

 

Vivos

Dif.

Vivos

Dif.

Vivos

Dif.

Vivos

Dif.

Vivos

Dif.

Viv

%

Dif

%

TOT

Rama 1

0

2

0

17

35

23

95

6

55

0

185

79

48

21

233

Rama 2

0

2

2

11

41

13

80

2

39

0

162

85

28

15

190

Rama 3

0

2

0

6

17

10

22

11

14

0

53

65

29

35

82

Rama 6

0

2

1

8

20

8

39

2

13

0

73

78

20

22

93

Rama 7

0

2

4

7

28

10

34

0

8

0

74

80

19

20

93

Rama 9

0

3

5

10

24

1

33

0

5

0

67

83

14

17

81

Rama 12

0

2

4

5

22

5

20

1

0

0

46

78

13

22

59

Rama 13

0

2

16

7

60

3

37

0

0

0

113

90

12

10

125

Parcial

0

17

32

71

247

73

350

22

134

0

773

81

183

19

956

Total

17+5

103

320

382

134

 

 

 

 

 

 

EVOLUCIÓN: AÑO 1.995 AL 2.000

 

 

Cons

Afines

Vivos

Difunt.

Totales

Año 1.995

648

241

732

157

889

Año 2.000

686

275

773

188

961

Diferencias

38

34

41

31

72

 

 

 

 

 

 

A lo largo de los últimos cinco años se han producido las siguientes variaciones:

 

NACIMIENTOS……………………….. 38……… 7,6 DE MEDIA ANUAL.

MATRIMONIOS-PAREJAS………… 34……… 6.8 DE MEDIA ANUAL.

DEFUNCIONES……………………….. 31……… 6,2 DE MEDIA ANUAL.

La Familia se incrementa en 72 nuevos miembros y el nº de familiares vivos crece en 41

 

 

COMENTARIOS A LAS TABLAS:

1.- El número de descendientes directos del matrimonio formado por los abuelos: Miguel-Vicenta al día de hoy es de 961, de los cuales vivimos 773, el 81 % y se fueron quedando por el camino, a lo largo de 125 años, 188, el 19 %.

2.-De los 13 hijos que tuvieron y que constituyen la primera generación, llegaron a edad adulta y tuvieron descendencia 8, que son los componentes de las 8 Ramas.

3.- Las ramas mas prolíficas son la 1, con 233 miembros y 185 vivos , la 2, con 190 y 162 vivos y la 13, con 125 y 113 vivos.

4.- En este local asistimos hoy cuatro generaciones que podríamos definir de la siguiente manera, y en términos generales: 2ª Generación: la de los mayores representados en la presidencia; la 3ª generación, en la cual me encuentro: la de los adultos; la cuarta generación: la de los jóvenes; y la 5ª generación: la infantil.

5.- La mayor concentración se sitúa en la 3ª (320 y 247 vivos)) y 4ª (382 y 350 vivos) generaciones estando la 5ª en permanente expansión.

6.- Las 120 parejas existentes en la 3ª generación tienen 284 hijos lo que supone una media de 2,4 hijos por familia. La media de España está en ……….

Vitoria, 21 de Septiembre de 2000

27
May

ORGANIZACIÓN FAMILIAR

PROPUESTA DE FUTURO

Se ha coronado una fase del trabajo iniciado hace bastantes años. Se ha logrado implicar en el mismo a las generaciones vivas. Se ha sentido el impacto alentador de toda la descendencia de la generación vicaria y ello nos obliga, de manera imparable, a la concreción de unas líneas de futuro, a un proyecto serio, revitalizador e impulsor de la dinámica familiar en orden a la perpetuación de lo que venimos defendiendo como “lo nuestro”: nuestra identidad vicaria, nuestro orgullo de familia, nuestro baluarte, el santo y seña de ser y pertenecer a la generación de los Vicario.


OBJETIVOS.-

1.- Seguir la investigación ascendente hasta conseguir ver con más precisión nuestras verdaderas raíces, y mantener actualizada la línea descendente.

2.- Completar, en lo posible, con la mayor abundancia de datos, las variables que se puedan, incluso el anecdotario (ver ficha básica individual de cada miembro familiar.).

3.- Promover el espíritu participativo y colaborador, para mantener a perpetuidad abierta, viva y al día esta investigación.

4.- Potenciar la frecuencia de relación con reuniones anuales, cuando menos, y creando otros cauces y vías de intercomunicación.

5.- Mantener un órgano dinámico de seguimiento, dirección y contacto, como puede ser la Comisión Coordinadora y los Enlaces Familiares y Sub-enlaces, que se ocupen de mantener los contactos mínimos periódico necesarios para intentar animar y vitalizar a toda la familia generacional Vicario.

6.- Mantener una permanente comunicación con todos los miembros de la familia creando algún medio, órgano o instrumento informativo ágil.

7.- Institucionalizar la fiesta Vicario, a celebrar anualmente, como “Encuentro de la Familia Vicario”, a la que asistirán por derecho los consanguíneos, colaterales y afines de cada célula familiar.

8.- Imbuir a todos en la convicción de que la continuidad se fundamenta en la persuasión, que los padres deben poner máximo esmero, cariño y diligencia en la transmisión del espíritu y orgullo de familia a sus hijos, con palabras, actitudes y hechos.

9.- Dotarse de los medios suficientes para mantener una relación socio-familiar con la máxima frecuencia posible aprovechando los acontecimientos importantes: conmemoraciones familiares, como aniversarios, cumpleaños,

bodas, bautizos, comuniones, funerales; fiesta sociales y populares como Navidades, fiestas del lugar; o periodos laborales o recreativos, como vacaciones, excursiones, viajes, traslados, etc.

10.- Fomentar los vínculos familiares y potenciar las relaciones mediante la intercomunicación a niveles geográficamente más próximos y reducidos, como autonómicos, regionales, municipales o locales, con verdadero espíritu familiar.

Debemos estar convencidos de que somos nosotros, los mayores, los que hemos de dar ejemplo en esto, haciendo un esfuerzo intencionado y repensado para asegurar paso idóneo del presente al futuro.

Gracias al esfuerzo de nuestros mayores y las relaciones que ellos cuidaron de fomentar con nuestras familias, sentimos en nosotros bullir espíritu y amor de sangre.

No olvidemos, como decíamos más arriba, que nosotros tenemos ya, en muchos casos, una cierta relación disminuida, que no debemos permitirnos.

INFRAESTRUCTURA ORGANIZATIVA

Hemos culminado una parte de nuestra gran ilusión consiguiendo sacar adelante este pequeño trabajo. En él, por contra, se recoge la grandeza de muchas docenas de horas de un equipo lleno de entusiasmo, que siente incontenible la pujanza briosa de la sangre y lleva impreso, de forma indeleble, la grandeza del honor de la Familia Vicario. Después de largas jornadas sentados ante los documentos de identidad de nuestros antepasados, sus pasos por este mundo, su legado, el medio y la sociedad que les rodeó, etc., estudiando celosos y escudriñadores, las bondades que pudieran ser prez, distintivo y vanagloria de nuestra raza, hemos sentido el ardiente escalofrío del hallazgo feliz, y no podemos, no debemos, arrinconarlo, esconderlo o cubrirlo con el manto del olvido o con la indiferencia.

En este sentido y no otro se viene desarrollando este trabajo y, particularmente, este tema que denominamos Propuesta de Futuro.

Como podéis constatar, se está pensando seriamente en potenciar y revitalizar nuestra familia. Para ello hemos creado esta especie de infraestructura que deseamos adquiera el impulso y dinamismo suficientes para lograr los objetivos propuestos.

En la cúspide del organigrama están los que vienen componiendo el equipo base de la actual investigación: LA COMISION COORDINADORA. Luego se han nombrado toda una amplia red de ENLACES Y SUBENLACES, constituyendo los primeros una especie de magna asamblea consultiva y decisoria, y ambos, como su nombre indica, enlaces entre los de su célula familiar más inmediata y el resto de las otras RAMAS.

Damos a continuación la reseña completa de esta estructura.

COMISION COORDINADORA

PRESIDENTE :Jesús Vicario Mediavilla.- RAMA 9

VICEPRESIDENTE: Pedro Hernando Vicario.- RAMA 13

SECRETARIO: José Luis Vicario Pérez.-RAMA 9

27
May

ESCUDO DE LA FAMILIA VICARIO

Autor: Fidel Vicario

26
May

La granja de Roba

LOS VICARIO EN LA GRANJA DE ROBA

Juan Vicario Martinez, (1.768), que había nacido en Tablada del Rudrón, pueblecito acostado y tranquilo, en las amplias y empinadas laderas, que configuran el profundo Cañón del río Rudrón, a 749 m. de altitud, quiebra la tradicional y bicentenaria estancia de su linaje en ese precioso, aunque solitario paraje de crudos inviernos y estremecedoras nevascas, y, aunque casado y con cuatro hijos, dos varones y dos hembras: Lorenzo (1793), José (1795), Remigia (1797) y Magdalena (1802), se lanza a la búsqueda de nueva y mejor suerte, para sí y para los suyos, llegándose hasta Villamayor de Treviño, donde asentará definitivamente sus raíces, dando origen, con este hecho, al trascendental traslado de lo que será la savia generacional de nuestro linaje, de nuestro tronco familiar, hasta nuestros días, en el castellano término de La Granja de Roba.

No nos quedan, todavía, demasiado claros, significativos datos de su vida, como la razón de su salto a La Granja de Roba, pese al importante bagaje de documentación que hemos manejado. Tenemos bien probado que está absolutamente integrado en la vida y ocupaciones de la granja desde el año 1.816 al 1.850. (1). En ella desempeña sus tareas de labrador rentero junto con las otras dos familias de colonos, responsables independientes, de ésta importante explotación agrícola propiedad de los monjes premostratenses, que residen desde 1.166, en la acreditada y conspicua “Abadía de San Miguel”, convento situado a orillas del río Odra, antes de la entrada a Villamayor de Treviño, a la derecha.

Volveremos sobre esta Granja de Roba y este monasterio de San Miguel de Treviño, en forma expresa y detallada, como lo haremos sobre el pueblo de Villamayor, dado el definitorio y trascendental valor económico, cultural y social que esa triple circunstancia ha supuesto en nuestro tronco parental.

Juan, sin duda, se asegura con premeditación un puesto de trabajo en la Granja de Roba. Es mucho lo que se juega teniendo cuatro hijos bajo su exclusiva responsabilidad en Tablada del Rudrón. Por ello, aunque no tenemos pruebas aún definitivas, mantenemos el criterio de una eficiente influencia monacal que encuentra, sin duda, en los propietarios de las cuantiosas novedades que sus mismos familiares labran en el Valle de Valderredible (2), Tubilla del Agua, Bañuelos del Rudrón, San Felices del Rudrón y Covanera, (3) que no son otros que los propios monjes premonstratenses, a quienes, como a la mayoría de los habitantes de toda la comarca, pagan anualmente sus correspondientes y comprometidos diezmos.

Como dato significativo quiero recoger aquí las fanegas expropiadas en la desamortización decretada sobre los bienes eclesiásticos, en 1.835, en los cuatro términos de Bañuelos del Rudrón, Covanera del Rudrón, San Felices del Rudrón, Tubilla del Agua, próximos a Tablada del Rudrón. Fueron 2.477 fanegas en cifras mínimas, lo que hace una superficie de 16.000.429,2 de metros cuadrados.

En yugadas, es decir, parejas de ganado para labrar estas fanegas cada año, se necesitaban 49,54. Entre los 5 pueblos solo sumaban 115 parejas, en aquella época (4), lo que significa que la propiedad de la Iglesia era de 43,47 % del total de las tierras de la comarca, que labraban los labradores de estos pueblos.

Fué durante el trienio 1815-1818, siendo abad del monasterio de San Miguel de Treviño, d. Antonio Miguel González, cuando Juan se incorpora al equipo de personal que cultivará las “543 hectáreas, 49 áreas y 89 centiáreas (844 fanegas) que integra la finca rústica, en coto redondo, que se halla el término de Villamayor, al sitio titulado “La Granja de Roba” (5). En las que tendrá ocasión de demostrar, a sus protectores, su valía, su laboriosidad y su dominio de las artes agropecuarias. Es indudable que con 47 años es conocedor diestro de cuantos menesteres demanda la seria envergadura de una explotación tan amplia y variada, y conoce, también, el perfil específico que debe caracterizar al personal que tendrá “que contratar” para llevar al día la siembra, el cultivo, la recolección, así como la exquisita atención que deberán dispensar al ganado de labranza, de cría, lanar, de consumo, etc.; el arte del manejo, conservación y arreglo de los aperos, maquinarias y útiles de transporte, y las calidades y porcentajes de abonos, piensos y forrajes que habrá de comprar y usar para cada año agrícola. Tampoco le será ajeno hacer los bloques del reparto de beneficios, pagando, como será preceptivo, en primer término, a sus preceptores los monjes del Convento o Abadía de San Miguel de Treviño, para quienes esta finca les es tan sustancial como el alma al cuerpo.

Y, a buen seguro, que Juan lo hizo magistralmente, por cuanto su familia, que es la nuestra, se perpetuó durante 108 años (1.816-1.924) fecha de veinticuatro de octubre de mil novecientos veinticuatro en que los señores y hermanos D. Francisco y D. José Vázquez Martín, que han adquirido el título de propietarios en 5ª inscripción registral, deciden rehacer un contrato nuevo de aparcería, esta vez, a sólo un efecto, intentar reducir gastos, y, al menos, mantener la producción para poder hacer frente a la hipoteca firmada con el Banco Hipotecario de España por 80.000 pts., contraído con el Banco de España de Burgos.

En otro lugar hablaremos de este contrato de aparcería por la similitud que tiene con el que venían renovando nuestros antepasados con los monjes, y con los sucesivos propietarios que lo han venido siendo de La Granja de Roba, en las 4 inscripciones realizadas en el registro de la propiedad, de Villadiego, por los respectivos cuatro compradores. (6)

En La Granja de Roba se advierte pronto la compañía de un vástago puntero que secunda la tarea de Juan Vicario Martínez. Es su hijo José, que le ha acompañado desde Tablada del Rudrón, con su ardiente y dinámica adolescencia que le impulsa a renovarse, y llega dispuesto a cambiar el rumbo de la vida propia y de sus descendientes.

Ha nacido en Tablada, el 16.3.1798, de donde llega dominando el oficio de la madera, aprendido exquisitamente de su progenitor, con el que, el gremio de los fusteros o carpinteros, que en Tablada, en aquel momento, integraban, son 4 más, haciendo incluso honor al pueblo que les vió nacer, pues el nombre de Tablada parece proceder del latín, significando “hecho de madera”, por contraposición a la vivienda o viviendas fabricadas con piedra o arcilla… o bien connotando ser una zona “rica en arbolado”, como dice Cidad Pérez . (7)

3.- LOS VICARIO Y LOS DE ROBA ESTABLECEN PARENTESCO

Estamos en 1.817, en Villamayor de Treviño, y a José Vicario Lucio, hijo de Juan Vicario Martínez e Ildefonsa Lucio Fernández, le encontramos casado con

Anastasia Barbero Ruiz, cuatro años más joven que él. El nace el 16.3.1.795, y élla, el 11.4.1.799.

El destino les ha hecho encontradizos en el propio lugar de su residencia y trabajo: La Granja de Roba, y con élla compartirá todos los avatores de su residencia. Sin duda ha logrado enamorar a una joven ideal de cierta distinción, en La Granja. En su más tierna adolescenciala la lleva al matrimonio, y con ella será feliz en la propia vida de la institución agropecuaria, arrostrando juntos y rebosantes de vida cuantas espinas irán apareciendo en sus vidas.

Anastasia es hija única de Lucas Barbero de Roba y Catalina Ruiz Arroyo, segunda nieta (biznieta) de Pedro de Roba Martínez, habitante en La Granja de Roba, cuya ascendencia se enraíza en el propio lugar y poblado de La Granja, a la que, sin duda, parece deberse la identidad del apellido de Roba que distingue a todos sus antepasados, y que a ella corresponde en tercer lugar: Anastasia Barbero Ruiz De Roba Arroyo. (8)

Publicamos a continuación los datos genealógicos de la ascendencia del linaje de Anastasia, fruto de nuestra pequeña investigación, para que pueda advertirse mejor el entronque con los Vicario, y su herencia cognaticia.

LINEA ASCENDIENTE DE ANASTASIA BARBERO RUIZ

Todos sus antepasados descienden de La Granja de Roba, como hemos podido acreditar suficientemente. El propio apellido nos induce a pensar que puede ser originario de este término rural (9). Es cierto que el nacimiento de toda la cadena ancestral se fija documentalmente en Villahizán. Pero, curiosamente, en las partidas de nacimiento estudiadas, no es frecuente encontrar anotaciones como ésta de ubicarles en la parroquia de San Martín de Villahizán, siendo residentes en la Roba.

Esta particularidad puede explicarse porque en dicho lugar, hubo beneficiados (10), componentes del propio linaje,como Francisco e Ignacio de Roba.

Su abuela, María de Roba de la Iglesia (1.742), tiene a su padre residiendo en La Granja de Roba. D. Pedro de Roba Martínez (1708) aparece como un gran colono de dicha granja y, además, acredita una importante hacienda en la comarca, como él mismo de su puño, firma en los Memoriales de la Unica Contribución, de 1.752. (11)

En el Siglo XVII encontramos sus raíces más antiguas: Pedro de Roba (1.652) y Juan de Roba (1.635 aproximadamente), como puede verse en los gráficos de ascendientes.

4.- LA FAMILIA DE JUAN Y JOSE VICARIO EN LA GRANJA DE ROBA

Es indudable que éste vínculo conyugal acrece y estrecha la unión, el entusiasmo y la energía familiar para la consecución de los comunes objetivos y metas. Tablada del Rudrón empieza a quedarse lejos dando paso a nuevos e ilusionantes logros. En La Granja de Roba ya no van a ser tres colonos independientes, autónomos para responder individual y aisladamente de su actividad agrícola y ganadera. Sino que, por el contrario, los tabulenses Juan y José, padre e hijo, por su parte, y los de la casa de Roba, por la suya, formarán un todo compacto, un binomio indisoluble en el orden, familiar, laboral y social.

En el orden familiar logra institucionalizar un hogar con 10 descendientes, repartidos en igualdad de sexos: 5 varones y 5 hembras. La secuencia generadora de esta comprometida e intimista pareja es sin intervalos: en 1.818 nace Segundo, entroncado luego directamente en la rama 13 ; será el bisabuelo de Paula Pérez, que la veremos casada, dos generaciones atrás con Alejandro Vicario Gutiérrez. En 1.820 llega Leonardo, vástago que adquirirá notable relieve al lado de su padre en la vida y hacienda familiar, como luego diremos. Vienen a la luz, en 1.824, Juliana, y en 1.827 Sebastiana, que no aparecen, en principio, con luz propia. En 1.830 nace Bithores o Víctor, que pasará a ser vecino y propietario en Padilla de Abajo, donde también hemos encontrado a Juliana como residente, en el año 1.857. En 1.832 aumenta la prole con la incorporación de Valentino. Obergarda es la séptima de la dinastía. Y en los tres últimos lugares se van incorporando Pedro Pablo en 1.836, en plena guerra civil, Mª Cayetana en 1.840, y Ruperta que cierra el clan en 1.842.

En el orden laboral y social, Juan y José, padre e hijo, nos demuestran tener una buena visión del mundo y del medio que les toca vivir.

Ya dijimos que su padre y él se incorporan como colonos (12) de los monjes premonstratenses, en La Granja de Roba, puesto nada fácil de alcanzar, sin que haya un buen y ordenado mobiliario en la cabeza que les inspire la fórmula. Han conseguido vivienda y trabajo en esa maravilla de finca, dotada con todos los medios y técnicas del momento, su disposición para optimizar, desde el primer instante, el rendimiento que, sin duda, los frailes esperan de éllos.

Se da por superado el periodo probatorio exigible a cualquier candidato en puesto de semejante relieve, y se pasa directamente al contrato de aparcería por 6 años, prorrogable, en las mismas condiciones y periodo, a la finalización del plazo fijado. Como sabemos, esta renovación ha perdurado por cuatro generaciones: Juan, José, Leonardo y Miguel Vicario (1.817-1.924).

En el orden social de las costumbres, no cabe la menor duda del salto cualitativo que les supone la ineludible relación con personajes del mundo agropecuario, con los que han de intercambiar ideas, aprender fórmulas de explotación, negociar y canjear bienes y productos a escalas de la mayor representatividad y comercialidad. Y es que, en el orden de superficies productivas, han dejado la mini-propiedad y renta de parcelas, por la gran propiedad en coto redondo, en la que el campo es tan extenso que ha requerido, morfológicamente, un cambio sustancial en el modo de ocupar el espacio, en la manera de hacer los aprovechamientos en cuanto a la orientación de los sistemas de explotación agrícola y ganadera, en su orientación económica y hasta en su poblamiento. Desde antes de 1.166 (13) existe un viejo poblado situado en el epicentro de la gran finca que es el centro de explotación, residencia de los colonos, con viviendas para alojamientos de los obreros y sus familias. Y junto a ellas, las dependencias necesarias para la conveniente explotación, como establos, silos, almacenes, talleres, etc. En definitiva, una leve mirada retrospectiva les hace irreconocibles en el presente. Se ha verificado, en efecto, en ellos, una verdadera transformación en su estrato sociolaboral y económico.

En el orden social de las propiedades, Juan y José, nos demuestran saber tomar la temperatura al pulso de la sociedad de su época con acertada visión de futuro. Ellos no se durmieron en los laureles del triunfo que les estaba significando el almíbar del puesto de trabajo, la nueva residencia, el emparentazgo con la nueva estirpe de Roba, la creación del nuevo, fecundo y familiar hogar, la mejora sensible de la calidad de vida. Están convencidos de que aquella situación, pese a todas estas bondades, es transitoria. La fuente de sus ingresos, propiedades de los eclesiásticos monjes, desde hace varias decenas de años, corren serios peligros de expropiación. Les suena fuerte y amenzante una palabra extraña que se oye mucho en la calle: DESAMORTIZACIÓN:

Ellos, sin duda, algo barruntan porque acaban de pasar la guerra de la Independencia (1.808-1.814). El famoso Napoleón y su hermano José I Bonaparte hicieron de las suyas en este orden de cosas: el primero ordenó la disminución de los bienes de la iglesia; el segundo, en el colmo de sus atropellos, suprimió todas las órdenes religiosas, y ordenó la enajenación de todas sus pertenencias. Por fortuna, toda esto fue derogado, por Fernando VII, en 1.814. Pero los temores se cumplirían más tarde.

La situación política (1.833-1.855), no está clara. Como ahora, los políticos se hacen la guerra entre ellos. En el plano económico tampoco las cosas andan boyantes. Y aparece un personaje, Juan Alvarez Mendizábal, que les va a traer más de un dolor de cabeza, (1.835-1.837) porque esta vez sí que se ejecutará la desamortización. Hasta consigue se conozca su fechoría por su segundo apellido:”Desamortización de Mendizábal”. Por esa ley (25-VII-1.835) se declaran disueltas todas las órdenes religiosas existentes en España, exceptuando las dedicadas a la pública beneficencia, y se nacionalizan todos sus bienes. Con esta decisión, sus propietarios, los monjes premonstratenses de Villamayor, del Monasterio de San Miguel de Treviño, pierden la titularidad de todas sus propiedades y haberes. Es difícil imaginar la contrariedad que esta Orden Ministerial debe suponer en el ánimo de Juan y de José…

Nuestros datos fehacientes son que su inteligencia y sus maneras de hacer se mezclan en el mismo envase y consiguen les llegue aceptada, por el nuevo propietario, Manuel Molinuevo (14), la renovación de su contrato de arrendamiento. Las cosas caen, una vez más a su favor, como agua cristalina que se desliza venturosa a su natural desembocadura. Pero, como dice el refrán: “de perros escaldados…”. Y a partir de 1.845 hasta 1.850, José decide, adquirir bienes raíces a su nombre, que consaliden su particular hacienda y la de su nada pequeña familia. En esos años compra, en el término mismo de Villamayor, 17 fanegas y 2 celemines de tierra en 12 distintas fincas, cuyos nombres de emplazamiento vamos a omitir por brevedad, que, en medidas de superficie hacen 113.043 m2. Entre ellos figura también una viña de 3 fanegas. Se empeña en persuadir de esta misma idea, en este virtud comercial, a sus hijos. (15)

En 1.854 encontramos en el mismo afán de afianzamiento del patrimonio a su primer hijo Segundo (1.820) quien, ya casado (1.840), en siete años se ha hecho propietario titular de hasta 34 fanegas, en un total de 18 fincas, entre las que se encuentra una viña de 7½ f. y 3 celemines. Estas fanegas en superficie equivalen a 219.626,4 m2 .

Quiero destacar en la semblanza de Segundo que formó, junto con su hermano Leonardo (1.820), un binomio ciertamente resolutivo en la familia Vicario. Residió en Villamayor y trabajó en la Granja como empleado defendiendo con ahínco, por no decir con los dientes, el aparceo de su padre. Él y Leonardo fueron indiscutibles brazos derechos de José, quien, con ello se ahorró buenas perrillas que, de otro modo, debería haber pagado a otros jornaleros contratables. No he dicho, todavía, aunque parezca deducirse de la propia contratación arrendaticia, que eran de cuenta del colono cuantos jornaleros tuviera que convenir para bien atender las faenas agrícolas y el pastoreo. Por eso La Granja de Roba venía a ser de un cuasi clan familiar en el que todos los miembros debían aportar a fondo su contribución personal. No olvidemos que fueron 10 los componentes del lar Vicario Barbero.

Segundo, que en nada quiso hacer honor a su nombre, sí lo hizo estando en primera fila en todo. Le hemos visto como primer nacido en su cama, y el mejor comprador de bienes y posesiones: le vemos ayudando a consolidar el rendimiento que debe dar un buen rentero; le vemos casado con Benigna García y creando una familia incomparable en el sentido pleno: afectiva, unida, responsable, familiar y servicial. De él, en el momento actual, se tiene ya acabado el estudio genealógico, que no lo incluimos aquí por no ser el objetivo de nuestro libro. Pero baste decir que su descendencia, por linea femenina, es la de la tía Paula Pérez Vicario Avendaño, nacida en 1.900, y fallecida el 28.11.1.993, esposa que fue del progenitor de la Rama 13, Alejandro Vicario Gutiérrez de la que tenemos recogidos y contabilizados todos los miembros integrantes.

La significación de Segundo aparece resaltada, de nuevo, en su desposorio con Benigna García Rojo, hija de un ilustre escribano de Villamayor de Treviño, nacido de sus segundos esponsales con Rosa Rojo González. Manuel García García, que era el nombre del padre de Benigna, fue antes (1.819) vecino de Sasamón, aunque nacido en Villamayor de Treviño 1.740, y tuvo, en este histórico municipio prerromano, 5 hijos más, de su primera mujer, Francisca Marín Porras, con residencia en este mismo centro urbano.

Segundo Vicario Barbero será protagonista una vez más, de inmediato, en nuestros días, al descubrirle como abuelo por afinidad, en la Rama 1, en el núcleo familiar de nuestra querida Milagros Alonso Vicario, de todos conocida. Enlace familiar hoy de Leonor , su hermana mayor y Plácido (Lin para nosotros). Una nieta de Segundo, Irene Vicario de la Fuente, de quien podremos hablar también como mujer ejemplar, se ha casado con Plácido Alonso Vicario, protagonista firme en la historia de nuestros tiempos. Plácido es nieto, a su vez, de Miguel Vicario García, mayor principal de nuestra linea descendiente. Hay que decir de Irene, que era una joven hermosa que frecuentaba las dependencias de La Granja de Roba, donde su abuelo tuvo siempre su firme puesto de trabajo, lo mismo que su padre, y ella misma les echaba una mano en trabajos de temporada: recoger mieses, pelar titos y yeros, trillar y atender a los jornaleros en los servicios del almuerzo y de la comida. No era pues extraño que Plácido, se fijara en ella y a la inversa, Plácido fuera apreciado por Irene. Se dice de Plácido que fue hombre bondadoso, desprendido, cariñoso y familiar como el que más. Era de estatura menuda, tanto que por ello se vió rebajado del servicio militar. Pero , ambos parientes entre sí, contrajeron matrimonio con 19 años élla y con 20, él. Es decir, que el mundo es un pañuelo, y vemos cómo en el transcurso de dos generaciones, el apellido Vicario se vuelve a fusionar dando origen así a nuevas líneas y ramas de descendientes. De esta suerte, intervienen los cromosomas de Segundo en dos de nuestras actuales Ramas familiares, 1ª y 2ª.

En 1.857 es Leonardo Vicario Barbero, miembro de la gran familia de José, nacido en segundo lugar, en 1.820, quien nos dará pruebas, como su hermano Segundo, de haber asimilado los consejos y dotes de su padre, adquiriendo las posesiones que sus dineros le permiten. En el Registro de la Propiedad estudiado, aparece como titular de 4 fanegas y 11 celemines, en otras 7 fincas, compradas, además de dos casas. Todo, en Villamayor de Treviño. En medidas de superficie, equivalen a 26.548,95 m2 . (17)

Leonardo es un miembro clave en nuestra ascendencia. Es el tercer miembro agnaticio de nuestro Linaje en la Granja de Roba: primero, Juan Vicario Martínez, segundo, José Vicario Lucio; y tercero, Leonardo Vicario Barbero. Él, y no Segundo, será quien se subrogue en el contrato de colono y arrendatario de La Granja de Roba.

Aparece casado en Villamayor, donde también ha nacido. Y está casado en 1.845, con Ezequiela García Cuevas, inscrita como nacida en la propia Granja de Roba. Ha tenido de su matrimonio 5 retoños: Miguel, el primogénito, en 1.845. Este se subrogará como colono y arrendatario en la Granja de Roba y es, para nosotros, el mayor principal de la agnada de la linea descendente. Luego pasaremos a desarrollar más ese último eslabón de la cadena de los Vicario en La Granja de Roba.

Han sido 64 los años de vida que ha entregado Leonardo en el hacer cotidiano. Ha coronado con éxito su empeño: Su familia (5 descendientes) ya ha confirmado sobradamente su diplomatura en la escuela de los Vicario, de La Granja de Roba. Todos ellos han tenido ocasión de pantetizar sobradas muestras de reciedumbre y eficacia. El ritmo del campo, la explotación de la cabaña del ganado y las relaciones comerciales y sociales con los monjes, sus dueños arrendadores, y con el personal jornalero y de servicio, garantizan la continuidad improbable del bienestar alcanzado por Leonardo y sus antepasados con no poco esfuerzo y demanda.

El, Leonardo, siguió aprendiendo de su padre José durante 39 años, (1.820-1.859), cuanto de bueno supo y logró captar y hacer suyo. Y con el mismo arte, cariño y dedicación empeñó 40 años (1.845-1.885) en dejar bien cincelado en sus hijos el componente pleno de la tradición familiar: doctrina sobre costumbres, artes, filosofía de vida, religiosidad, laboriosidad, etc. Y, como si, satisfecho de su obra, quisiera dar paso a sus hijos, cerró sus ojos para mejor vida el día 11-9-1.885, contando ya en su haber 64 años y once meses. Edad importante en aquellos años del cólera, en España.

Para mayor detalle e información, no quiero omitir el texto que encontramos en la partida de defunción de Leonardo. Es como sigue: “En el lugar de Villamayor de Treviño, Diócesis y Provincia de Burgos, a doce días del mes de septiembre del año mil ochocientos ochenta y cinco, yo D. José María de Diego, cura propio de la parroquia de Santa María, mandé dar sepultura en el cementerio público de la misma al cadáver de LEONARDO VICARIO, marido de Ezequiela García, natural de éste, de sesenta y cuatro años de edad, labrador, hijo legítimo de José Vicario y Anastasia Barbero, naturales, el primero de Tablada de Rudrón, y la segunda de éste. Murió de una úlcera crónica el día anterior a las seis de la tarde bajo testamento que otorgó ante D. Gulillermo Rico, escribano público de la Villa de Villadiego y cuya claúsula piadosa es como sigue: Quiero se me haga entierro de quinta clase con misa de honra y cabo de año, que por mis obligaciones se me digan veinte misas rezadas, su limosna cinco reales, una. Recibió los Santos Sacramentos de Penitencia, Sagrado Viático y Extremaunción, y se le hizo entierro de quinta clase. Dejó cinco hijos llamados Miguel, Engracia, Paulina, Perfecta y Felipa. Y para que conste autorizo la presente partida fecha ut supra. José María de Diego” (18)

Es digno de resaltar el poco tiempo que su entrañable esposa Ezequiela, pudo tolerar la desaparición de su querido esposo. Porque tan solo 9 meses más tarde, cuando sus hijos estaban en plena recolección (11-8-1.886), esperando la hora adecuada (21 horas), cuando los suyos podían despedirla, les dejó y se fue en la paz del Señor. Su hijo primogénito tenía ya 40 años. Ya Miguel le había procurado incluso, la alegría de 7 nietos. Sus hijos no bajaban de 23 años, que era la edad de la menor, Paulina (1.862). Quien, casada con Juan Peláez Aparicio, también tenía ya a uno de sus 10 retoños, a María (1.880). Y Perfecta se había unido en solemnes nupcias can Anastasio Serna Avendaño, en Villamayor de Treviño, ese mismo año (1.880), el 9 de octubre. Una antropía de hígado parece ser fue la definitiva causante del fallecimiento de este miembro distinguido de nuestros antepasados.

Copio, también, el literal que reza en la partida de defunción de Ezequiela, singular miembro en nuestro ancestral matriarcado:

“En el lugar de Villamayor de Treviño, Diócesis y Provincia de Burgos, a nueve días del mes de agosto del año mil ochocientos ochenta y seis, yo D. José María de Diego, cura propio de la parroquia de Santa María, mandé dar sepultura en el cementerio público de la misma al cadáver de EZEQUIELA GARCÍA, mujer de Leonardo Vicario, natural de éste, de sesenta y cinco años de edad. Murió de una antropía del hígado el día anterior a las nueve de la noche bajo testamento que otorgó ante D. Gulillermo Rico, escribano público de la Villa de Villadiego, y cuya claúsula piadosa es como sigue: Quiero se me haga entierro de quinta clase con misa de honra y cabo de año, que por mis obligaciones se celebren cuarenta misas rezadas, su limosna cinco reales, una, y que se me diga la misa de salida. Recibió los Santos sacramentos de Penitencia, Sagrado Viático y Extremaunción, y se le hizo entierro de quinta clase. Dejó cinco hijos llamados Miguel, Engracia, Paulina, Perfecta y Felipa. Y para que conste autorizo la presente partida fecha ut supra. José María de Diego”. (19)

Después de Miguel nacen 4 hermanas más: Felipa, en 1.848; Perfecta, en 1.856; Engracia, en 1.851, que según los archivos, murió de fiebre gástrica, en 1.909, y Paulina, que viene al mundo en 1.862. (20)

Ya hemos dejado constancia de la laboriosidad, unión, sentido fraternal y familiar que han conseguido acrisolar los tabulenses Juan y José Vicario, así como su acendrada responsabilidad y fidelidad a los compromisos creados en sus nietos e hijos, Segundo y Leonardo. Y del éxito social, económico y laboral hablan por sí sólos la perennidad del contrato de aparcería, las 55,61 fanegas de nuevo patrimonio, que en m2 son 359.218,35; las amplias (14 fanegas y 3 celemines) fincas de viñedo y las dos casas compradas. Y del nivel social, no menos elocuente, en el sentido de las gentes de su entorno, el hecho de tener en su casa criada, y su caballo para los desplazamientos personales. Hallamos bien documentado en 1.752, que ” el caballo es un animal que, en Burgos, constituye signo de distinción social y posición económica elevada, ya que generalmente sólo aparecen poseyéndolo los médicos para sus visitas, algunos curas y nobles y los mayorales de las cuadrillas de los carreteros, ya que son escasos los lugares donde se emplean para la labranza, y siempre de forma muy restringida”. (21)

Muy poco sabemos de las 4 hijas de Leonardo. Es un tema pendiente. como lo son otros en este farragoso pero siempre entrañable buceo, necesario, por otra parte, en todo trabajo serio sobre el lenguaje genealógico: nombre, fechas, lugares, hacienda, etc.. Sabemos, a ciencia cierta que existen directos descendientes de ellas. Alguna vez nos ha llegado información directa sobre el particular. y abrigamos la idea de seguir aclarando éstas y otras tupidas hojas de este frondoso y maravilloso árbol de nuestra familia.

En este caso, y para este año, nos habíamos propuesto ahondar un poco en las raíces que nos sustentaban en Villamayor de Treviño, y aquí está una muestra. Pero… seguiremos.

26
May

Ambientación histórico-geográfica de la Familia Vicario

IIª PARTE

1.- TABLADA DE RUDRON

Como consecuencia de las profundas y bien documentadas investigaciones realizadas , recurriendo a las fuentes más fiables de los registros de población, como son el Registro Civil y los Registros Eclesiales de Bautizos y Matrimonios, estamos en condiciones de poder hacer un seguimiento de nuestros ascendientes por los distintos lugares de la geografía burgalesa que se reflejan en los esquemas del mapa de la Provincia que viene en página siguiente y que ahora trataremos de explicar.

Hay dos momentos históricos en el devenir de nuestra familia, que discurren paralelos a la Historia de la propia España, y que nos hacen situar a nuestros antepasados familiares en dos zonas geográficas distintas, con línea de separación en el tiempo coincidente con la Guerra de la Independencia (1.808): Antes de esta Guerra, en Tablada de Rudrón y después de la Guerra, en Villamayor de Treviño, Granja de Roba.

Tablada de Rudrón es un lindo pueblecito situado al norte de Burgos, a unos 55 Km. de la ciudad, por la carretera de Santander. Llegados a Tubilla del Agua, se accede hasta el mismo girando a la izquierda y avanzando unos tres Km. El paisaje que lo circunda es uno de los más bellos de la provincia debido a la acción erosiva del Rio Rudrón y el Ebro, la orografía de la zona y la vejetación frondosa que en ella se da, producto de un extraordinario microclima, y donde se asientan, además, pueblos tan pintorescos como: Tubilla del Agua, ya citado, Valdelateja, Santa Coloma del Rudrón, Escalada, etc. El caserío urbano se dispone a las orillas del Río Rudrón, uno de los ríos cangrejeros más famosos de la Provincia. La actividad de sus gentes está fundamentalmente dedicada a la agricultura. Próxima se encuentra la Comarca de La Lora, donde se descubrieron los primeros y famosos yacimientos de petróleo, que tantas esperanzas hicieron albergar en épocas pasadas.

Es en esta población donde la familia estuvo asentada durante más de 200 años, con 8 generaciones debidamente registradas, y resultando imposible documentar generaciones anteriores a 1.580, que seguramente existieron, al no llegar más allá los libros de registro existentes.

Este tema lo desarrollaremos más, en un futuro próximo.

Es a partir de la Guerra de la Independencia, y por los años de la vuelta de Fernando VII a España (1.814), cuando uno de los Vicario, concretamente Juan Vicario Martínez, acompañado po su hijo José Vicario Lucio, se traslada a Villamayor de Treviño (antiguo Partido Judicial de Villadiego) y fija su residencia en la Granja de Roba, unidad de cultivo agrícola situada a escasa distancia de Villamayor en el triángulo comprendido entre este pueblo, Villanueva de Odra y Tagarrosa.

A partir de aquí, comienza la diáspora moderna de la familia: Tapia, Villamayor, Valtierra, Villalibado y Burgos, serán los nuevos destinos de los distintos miembros de la familia, y que en este estudio situamos en el cuadro origen de la generaciones actuales, donde aquella se irá multiplicando y ocupando otros espacios a lo largo y ancho del territorio español hasta los 889 miembros que recogemos en este librito

26
May

Orígenes del apellido

26
May

Sobre ascendencia parental

1º.- ¿Quiénes son nuestros antepasados?, ¿Cuál es el origen de nuestra sangre?
2º.- ¿De dónde vienen?, ¿Qué vínculos de sangre les unieron el término de su origen?, ¿Hubo algo especial que prefió su sede?
3º.- ¿Qué han hecho, a qué se dedicaron nuestros antepasados, nuestros ascendientes, nuestro linaje?
4º.- ¿Cuáles han sido nuestros orígenes, nuestras raíces, nuestro ancestro?, ¿Con qué principios (espirituales y materiales), con qué idéas, cultura, religión, etc., surgió nuestra estirpe? ¿Cuál es nuestro abolengo, nuestra casta, nuestra prosapia?
5º.- ¿Cuál viene siendo, hasta la fecha, la evolución de nuestra familia?

Sobre la génesis del apellido Vicario:

1º.- ¿Por qué me apellido Vicario?
2º.- ¿Qué vínculos, qué connotaciones tiene este peculiar apellido con el terreno de donde surge?
3º.- ¿Donde, cómo, porqué aparece este apelativo tan sonoro, peculiar y específico?
4º.- ¿Quién es el apellidante de los Vicario?, ¿Por qué esta denominación?, ¿Qué conlleva en sí, qué significa, qué arrastra?
5º.- ¿Quienes son los protectores o promotores de este nombre?
6º.- Por qué nazco yo (nosotros) en esta tierra con esta indeble asignación “Vicario”?

26
May

II Encuentro de la familia Vicario

PRESENTACION DEL TRABAJO

 

 

            Como os decíamos en el I Encuentro de la Familia Vicario, en la presentación del trabajo de investigación, podemos traeros hoy, en este II Encuentro, un nuevo avance del estudio y conquistas obtenidas en la genealogía familiar. El tema sigue abierto con los objetivos fijados en el programa que conocéis. Sigue en pie el compromiso de comunicaros, oportunamente, las metas que se vayan obteniendo.

            En este año se han cubierto, con creces, los objetivos propuestos. Algunos de ellos muy importantes.

           

            Era objetivo prioritario poner al día los datos básicos de la línea de la descendencia. Se ha cumplido plenamente, hasta el punto de incluir, ya en este trabajo, el último retoño, Javier, surgido como la mejor cosecha, a finales de este julio pasado, en la RAMA 1, hijo de Ana Isabel y Felicísimo. Todavía aparecerán algunos errores, que rogamos nos advirtáis, debidos a fallos administrativos  unos, y a fechas, en algún caso, de cuando habéis hecho las fichas, no demasiado contrastadas. Pero nos queda el orgullo de poder garantizaros, el completo de muestra estructura familiar.

            La Granja de Roba y Villamayor, era otro tema que ocupaba el centro de la diana para nuestro dardo puntero, que también se ha cumplido ampliamente. Nos ha tocado entrar a saco en archivos de fondos correspondientes a los siglos XII y XIII, nada fáciles de digerir. Pero ahí están los datos fehacientes obtenidos que nos han permitido una concreción cabal y relevante. El proceso de búsqueda de los datos de identidad de los tres antepasados claves en este punto geográfico: Juan Vicario Martínez, José Vicario Lucio y Leonardo Vicario Barbero, ha supuesto un esfuerzo considerable, pero una satisfacción contagiosa y compensatoria. Aunque tengamos que decir que no lo hemos podido rematar como hubiéramos deseado, por falta de tiempo. Tampoco hemos podido dedicarle tiempo, por ejemplo, al encuentro de la familia proveniente de las cuatro hermanas de Miguel Vicario García, residentes todavía en el mismo Villamayor. Este y otros temas ocuparán, en lo posible, nuestro afán posteriormente.

           

            Hemos podido hacer una mínima referencia o semblanza de cada uno de los 8 miembros integrantes de nuestro linaje procedente de Villamayor. Aunque acariciábamos la idea de hacer algo bastante más amplio, para lo cual ya tenemos abundante material recogido.

            Hemos podido aglutinar el interés creciente por los temas de nuestra Familia, en la mayoría de nuestros miembros, mayores, medianos y jóvenes, hasta canalizarlos en una infraestructura que está funcionando con sorprendente sacrificio y eficacia. Estamos palpando que, como en los tres que formamos la Comisión Coordinadora, brota irresistible la fuerza de la sangre, pulsando frenética por llegar a encontrar, madurar y consolidar nuestra identidad familiar.

           

            En este sentido, con los Enlaces, Subenlaces y Coordinadores de Ramas, se han venido celebrando reuniones periódicas, a las que la asistencia ha sido mayoritaria siempre; y, en los casos de obligada ausencia, se nos ha hecho presente su aliento y aceptación comprometida, apoyando cuanto fuere acordado. Hemos conseguido tener un representante oficial en cada núcleo familiar, que será el portador más directo de cuantos temas afecten o interesen a toda la familia, o al núcleo familiar más simple: la familia más íntima. Son 59 miembros los que ostentan esta distinción y la responsabilidad aceptada como Enlaces. Y, 57, los designados como Subenlaces. Todos ellos han llevado a cabo, con desinteresado interés y cariño familiar la recogida paciente de los datos de los suyos más íntimos y han rellenado delicadamente las correspondientes fichas, a la vez que catalogaban las fotografías de cada uno, seleccionadas de entre las mejores. En este momento, están colaborando en los Equipos que harán funciones en el II Encuentro de la Familia, de celebración inmediata, el 23 de Septiembre de 1.995.

           

            Otros objetivos, además, fueron también perseguidos y, en parte, alcanzados: certificados de defunción y matrimonios; revisión de Registros de la Propiedad y Civiles; entrevistas a un buen número de personas y personajes de interés para nuestros propósitos; localización de fotografías de edificaciones y lugares de interés familiar; localización de personajes vinculados a La Granja de Roba; localización de fuentes escritas de especial interés; conexión personal y escrita con los cabezas de familia. Son, en este momento, 296 direcciones las que se controlan para mantener una vinculación permanente, a través de las cuales se tiene una ventana abierta a la familia y a la esperanza.

 

            La esperanza que, sin duda, se abre al montón de opciones que os proporcionará el último de los objetivos aprobados, en la penúltima reunión en Burgos, el 10-06-95: “El Boletín Informativo de la Familia”.

            Estamos seguros que sabréis valorar  este esfuerzo que representa cada esquina y cada letra de este trabajo; como estamos seguros de que, cuantas metas nos propongamos, aunando la energía nueva incorporada este año a la vital y pujante de los primeros momentos y a la que, sin duda, nos propiciará el empeño de todos los integrantes de esta grandísima familia, llegaremos a conseguir con facilidad.

            En este trabajo podréis observar que el número de miembros integrantes de este frondosísimo árbol de nuestra familia asciende a 889. Es casi todo un pueblo. Os invito a pensar lo que podría hacer un pueblo en unidad de sentimientos, de afectos, de empeños, de apoyos, de objetivos en común…

            En este II Encuentro Anual, pondremos todos algo de ese empeño común para propiciar ese conocimiento, esa indispensable relación entre todos los miembros de la Familia. Tendremos la oportunidad de vernos, saludarnos, disfrutar juntos de esa jornada anual que hemos instituido como nuestra y que queremos sea, cada año, el Encuentro de la Familia Vicario.

            Confiamos, además, podáis tener en vuestras manos y en vuestra casa, en lugar preferente, este compendio, todavía inacabado, de las “Raíces de nuestra Familia”.         

            Estamos convencidos de que su lectura os proporcionará ese secreto placer que surge de “palpar lo tuyo”, lo más íntimo, el origen de tu existencia, la condensación de tu esencia, la cuna de tu nacimiento. Que su repaso, con todas las imperfecciones que el escrito pueda tener, os proporcione la gran ocasión y la excusa para hablar de lo nuestro, del cúmulo de anécdotas edificantes que esas vías encierran en uno y otro color; para que, en definitiva, intentemos ser todos cada día más familiares y más celosos de lo nuestro, aun cuando ello, sin duda, lleve aparejado un sacrificio, que siempre, siempre, compensa.

 

            Aprovechamos la ocasión, también este año, para dar, desde aquí, la bienvenida a los asistentes a este II Encuentro; desearos una feliz estancia aquí, y extenderos a todos, por medio de estas líneas, nuestro saludo más cariñoso.

 

                                   Villamayor de Treviño, 23 de Septiembre de 1.995

                                              

                                   LA COMISION COORDINADORA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2014 Familia Vicario | Entries (RSS) and Comments (RSS)

Design by Web4 Sudoku - Powered By Wordpress